TIPOS DE ESTANCIA

Hemos diseñado distintos tipos de estancia para adaptarnos a cada necesidad:

TOMA DE CONTROL

Recomendada para el periodo posterior a una hospitalización en planta psiquiátrica. Se trata de una etapa de vulnerabilidad donde los apoyos son claves para evitar recaídas. Contextos protectores y promotores del bienestar emocional como “Vereda” facilitan el desarrollo de estrategias efectivas que sirvan como factores preventivos.

Periodo mínimo un mes, periodo máximo seis meses.

RESPIRO FAMILIAR

Recomendada cuando la persona diagnosticada de enfermedad mental (y/o su entorno más cercano) valoran que le puede ser positiva la estancia en un ambiente residencial por un periodo específico y determinado en el tiempo con la intención de regresar al domicilio habitual.

ESTANCIA PERMANENTE

Son muchas las circunstancias que pueden llevar a una persona a requerir de un dispositivo residencial de forma indefinida. En todos los casos siempre es beneficioso que ese entorno residencial se trate de un lugar donde se promueva la calidad de vida y la inclusión social desde un enfoque de atención profesional a la vez que afectivo (calidad y calidez).